Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúa utilizando este sitio, asumimos que aceptas nuestra política de cookies.
Cerrar este mensaje

Málaga

Málaga, Historia y Tradición

Capital de la provincia homónima y también considerada capital de la Costa del Sol, Málaga es una ciudad animada, alegre; siendo esta antigua ciudad portuaria también la sexta más grande de España. El puerto, donde también recalan grandes cruceros, fue originalmente fundado en el S.VIII a.d.C. por mercantes fenicios. Le siguieron los griegos, después los cartagineses y posteriormente, los romanos quienes llegaron en el siglo III a.d.C.. De la época de los árabes quedan trazas en el centro histórico y en general, en la antigua arquitectura de la ciudad. Málaga estuvo bajo el dominio de los árabes desde el s. VIII d.d.C. hasta la conquista de la ciudad por los Reyes Católicos, en 1487. La herencia Renacentista, Barroca y Neoclásica de Málaga tuvo su auge en el s. XVI, s. XVIII y s. XIX d.d.C., respectivamente.

Geográficamente la ciudad de Málaga se extiende sobre los Montes de Málaga y el Valle del Guadalhorce, dominado por el Monte de Gibralfaro donde se encuentra la Alcazaba, fortificación palaciega de la época musulmana (s. XI d.d.C.). Un poco más arriba, en la cima del Monte de Gibralfaro, se alza el castillo (s.XIV d.d.C.) desde donde las vistas son espectaculares, destacando las vistas a la ciudad y al valle.

A los pies del Monte de Gibralfaro aparece el Anfiteatro romano que conecta con el centro de la ciudad, punto de encuentro entre el pasado y el presente. Cruzando la calle se entra en el casco antiguo de la ciudad; un maravilloso laberinto de plazas, callejones y zonas peatonales de tiendas todo ello entremezclado en armonía con elegantes edificios. Destacando en éste área: la Catedral, construida en estilo gótico, renacentista y barroco, y el museo de Picasso, hogar de las obras del “hijo predilecto” de Málaga.
Es en este gran y estrecho laberinto de calles, lejos del tránsito de vehículos, donde pueden encontrarse tesoros tales como: “El Pimpi”; un conocido café y bar de tapas. Situado entre el centro y el puerto está el bulevar, con mucho estilo y delimitado en ambos lados por un camino de árboles. Zona espectacular donde se mezclan los majestuosos edificios con el verde de los jardines botánicos, dando paso gradualmente a las playas y a la famosa zona de las afueras conocida como “La Malagueta”.
Además de ser núcleo de compras, cultura, historia, de auténticos lugares andaluces e incluso, de playas y todo ello en un radio de un kilómetro cuadrado, Málaga es, por encima de todo, una ciudad inquieta, llena de vida y de alegría. Basta con una visita para desear visitarla otra vez.

Copyright: Costas & Casas